Categories
Del Corazón Reflection

Cambiando la Inercia en Movimiento

Hace más de un mes que no publico nada en mi blog. Ha sido a la misma vez una preocupación y un tiempo de descanso. 

Luego de escribir y publicar mi último blog, El Peso de las Expectativas, pasé por varios procesos simultáneos junto a mi familia, incluyendo: 

  • Apliqué para varias posiciones de trabajo, entrevisté para una, y acepté una oferta para la misma;
  • Mi hermano se enfermó con el COVID-19, todos en casa estuvimos 14+ días en cuarentena/aislamiento, y gracias al Señor mi hermano ya se ha recuperado completamente y el resto de nosotros permanecimos negativo; 
  • Celebramos Acción de Gracias sin nuestra familia extendida por primera vez.

Todo esto sin tomar en cuenta lo deprimida, cansada, y decaída que llegué a sentirme. Mi vida parecía estar en pausa, y no sabía qué hacer para comenzar a moverme nuevamente.

Todo Objeto Permanece en Reposo o Movimiento Hasta Que una Fuerza Externa Actúe Sobre Él

Nunca pensé que usaría lo que aprendí en Física para un blog. 😂

En este caso, una fuerza externa — todo lo que estaba sucediendo a mi alrededor — lo que paró mi movimiento. 

Aunque no puedo negar que el descanso me hizo bien en algunas áreas, llegué a sentir culpa, porque me sentía incapaz de hacer más de lo mínimo necesario para seguir funcionando. Todo fuera de la rutina básica (levantarme, comer, bañarme, limpiar, etc.) parecía un esfuerzo imposible.

Espiritualmente era lo mismo. Conectarme al live de mi iglesia y orar era fácil. Pero leer la Biblia y seguir mi plan de estudio? Olvídate. Escribir para este blog? Nope. Estudiar mis otros recursos de enriquecimiento? No me hagas reír.

No quiero que piensen que no intenté hacer estas cosas. Claro que sí. Pero me sentía que era muchísimo esfuerzo concentrarme, absorber, y practicar todo eso. 

Estaba inerte, y mis propias fuerzas no eran lo suficiente para cambiar mi estado de reposo en uno de movimiento. Necesitaba una fuerza externa que me impulsara.

Dios Es esa Fuerza que Necesitas

No lo voy a pintar color de rosa. No fue un suceso estruendoso y, BAM, ya me sentí mejor. Tampoco algo mágico donde me levanté un día y todo fue diferente.

No. Tuve que decidir reflexionar, auto-examinarme, y cambiar.

Como dice la Primera Ley de Newton (o la Ley de la Inercia), todo objeto permanece en reposo o movimiento a una velocidad y dirección constante, a menos que una fuerza externa neta actué sobre él.

El yo reflexionar fue solo el primer paso. La auto-examinación, aunque imperativa para poder identificar dónde y cómo te encuentras actualmente, de por sí sola no es lo que te fortalece. La verdadera fuerza necesaria para cambiar de trayecto o moverte de donde estás proviene de Dios a través de su Espíritu Santo, y para poder experimentarla tienes que confiar en Él, pedirla, y recibirla.

Los dejo con Isaías 40:27-31 NTV y espero que como para mí, les sirva de recordatorio cuando se sientan débiles, inertes, o que van en un rumbo que sienten no poder cambiar por si solos. 

“Oh Jacob, ¿cómo puedes decir que el SEÑOR no ve tus dificultades? Oh Israel, ¿cómo puedes decir que Dios no toma en cuenta tus derechos? ¿Acaso nunca han oído? ¿Nunca han entendido? El SEÑOR es el Dios eterno, el Creador de toda la tierra. Él nunca se debilita ni se cansa; nadie puede medir la profundidad de su entendimiento. Él da poder a los indefensos y fortaleza a los débiles. Hasta los jóvenes se debilitan y se cansan, y los hombres jóvenes caen exhaustos. En cambio, los que confían en el SEÑOR encontrarán nuevas fuerzas; volarán alto, como con alas de águila. Correrán y no se cansarán; caminarán y no desmayarán.”

Isaías 40:27-31 NTV

¡Dios les bendiga!

Valeria

By Project Valor

Valeria started writing back in 2014, but didn't publish anything until now! During that time, God, choices, people, and natural disasters have brought her here, and now she's ready to share her experiences and help others through them.

When not writing, Valeria can be found leading the young adult ministry at her church, relaxing with her 2 dogs, or drinking a latte or 5.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s