Categories
Del Corazón Reflection

El Jardín de Tu Corazón

En mi vida, he pasado por momentos difícilies que pudieron haber dañado mi corazón completamente si lo hubiera permitido – rupturas, traiciones, mentiras, manipulaciones, decepciones, divorcio… y la lista continúa.

Todas estas cosas han sido dolorosas. Pero si hubiera dejado que esas semillas echaran raíces en mi corazón, ahí sí que sería anfitriona dispuesta del sufrimiento. A la larga, esas semillas que echan raíces dan fruto de amargura, resentimiento, y falta de perdón. No solo sufrimos nosotros, si no que propagamos ese dolor a todos los que nos rodean. Continuamos sembrando semillas de dolor en otros que echan raices, y dan fruto…

Mantener un corazón limpio de ofensa, odio, amargura, resentimiento, y falta de perdón no es fácil. ¿Alguna vez has visto un jardín lleno de yerba mala? Para que llegue a estar en esas condiciones solo hay que hacer una cosa: nada.

El camino de menos resistencia es no hacer nada en contra de ellas, y dejar que crezcan por si solas y se apoderen de todo.

Sin embargo, para tener un jardín con árboles que den buen fruto y flores que perfumen su alrededor, hay que trabajar. Hay que sacar las malas hierbas, podar los árboles de buen fruto, abonar lo bueno y aplicar herbicida a lo malo.

Tu corazón, ¿a cuál jardín se parece?

Si parece estar lleno de yerba mala… ¡tengo buenas noticias! Nunca es tarde para talar.

No te voy a mentir, no va a ser fácil. Yo pasé por momentos donde dejé que la amargura se hiciera dueña de mi corazón. Pero el primer paso es decidir enrollarte las mangas y pedirle a Dios que te muestre dónde están esas semillas plantadas y así poderlas arrancar de raíz. Va a doler, pero ese dolor es necesario; es mejor pasar por ese dolor momentáneo que quedarte ahogada y atada por cosas que ya no puedes cambiar y de paso, seguir causando dolor en otros y en nosotros mismos.

Tampoco será una tarea que tendrás que hacer una sola vez. Es un trabajo arduo y continuo. Y si no estás alerta y bajas la guardia, entonces le abres la puerta a que crezca la mala hierba en tu corazón. Proverbios 4:23 nos advierte a que sobre todas las cosas cuidemos nuestros corazones, porque este determina el rumbo de nuestra vida.

Te invito a que le des espacio a Dios para que obre en tu vida, te muestre esas áreas en tu corazón donde ha crecido mala hierba que debe ser arrancada, y te dé la gracia necesaria para realizar tu parte en esa obra.

“Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Él corta de mi toda rama que no produce fruto y poda las ramas que sí dan fruto, para que den aún más.”

– Juan 15:2 NTV

Dios te bendiga hoy y siempre,

Valeria

By Project Valor

Valeria started writing back in 2014, but didn't publish anything until now! During that time, God, choices, people, and natural disasters have brought her here, and now she's ready to share her experiences and help others through them.

When not writing, Valeria can be found leading the young adult ministry at her church, relaxing with her 2 dogs, or drinking a latte or 5.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s